Vacunación

Las vacunas de una mascota, tiene la misma importancia que las vacunas en los niños. Esto porque en mascotas de corta edad, las vacunas protegen el sistema inmune, el cual se encuentra en riesgo y, por lo tanto, su respuesta debe desarrollarse con dosis bastante seguidas, tanto en gatos como en perros, ya que la ausencia de las vacunas ponen en riesgo la integridad y la salud de nuestras mascotas condenándolas a potenciales enfermedades.

En Bogotá la Secretaría Distrital de Salud promueve y ofrece gratis a la ciudadanía la vacunación gratuita contra la rabia, pero esto no protege totalmente a nuestras mascotas de otras amenazas existentes, ya que dichas amenazas varían dependiendo el tipo de especie a tratar.

 

 

Perros

Algunos veterinarios prefieren usar en perros una vacuna óctuple, la cual inmuniza además contra coronavirus. Pero ya sea séxtuple u óctuple, éstas deben repetirse a los 3, 6 y 12 meses, para luego continuarlas una vez al año y de por vida.

La primera vacuna antirrábica en el perro, en tanto, puede colocarse junto con la séxtuple (u óctuple) de los 6 meses, aunque según las indicaciones del laboratorio productor puede aplicarse a partir de los 4 meses de vida. La segunda dosis debe suministrarse justo al año de aplicada la primera y después repetir el procedimiento anualmente.

Al solicitar esta inmunización (vacunación), al dueño se le entrega un certificado del Ministerio de Salud, donde aparece su fecha de expiración; este documento vigente es el que hay que exigir en caso de ser mordido por un can.

Las desparasitaciones internas son igual de importantes. Los cachorros parten con gotitas cada 15 días hasta que cumplen 3 meses; luego mensualmente hasta los 6 meses y desde ese momento, cada 3 meses indefinidamente (en especial si conviven con niños).

 

 

Gatos

Los gatos, por su parte, siguen el mismo calendario para las desparasitaciones y para la vacuna antirrábica.

Además, los gatos deben inmunizarse a los 2, 3, 6 y 12 meses con la vacuna triple felina (protege de panleucopenia, rinotraqueitis y calicivirus, que son cuadros principalmente respiratorios). Y, como siempre, hay que seguirlas año a año.

Desde hace un tiempo está disponible también la vacuna contra la leucemia felina, que protege aun mas nuestras mascotas de esta mortal enfermedad y que es recomendada  por especialistas del area.

Los cachorros de gato pueden recibirlas junto con las dosis de triple felina, pero si se trata de un gato adulto se deberá empezar con dos dosis (separadas en un lapso de tres semanas) y continuarlas una vez al año.

Idealmente, antes de vacunar contra la leucemia habría que realizar un test que demuestre que el paciente no es portador de la enfermedad; de estar ya contagiado, hay que iniciar rápidamente el tratamiento.

 

Casos en los cuales no se puede vacunar una mascota.

En caso de que se encuentre en estado de preñez.

En caso de que se encuentre contagiado de alguna enfermedad grave.

En caso de tener fiebre.

En caso de haber tenido alguna reacción adversa y/o alergias después de las vacunaciones anteriores.

En caso de que el animal se encuentre estresado debido al transporte y/o estrés físico excesivo.

En caso de que al momento de la vacunación haya altas temperaturas ambientales.